jueves, 13 de noviembre de 2008

Fun-Run Creus

En mi búsqueda de un nuevo kayak sobre el que palear de forma habitual, volví al camino que abandoné inesperadamente hace un poco más de un año.

Aprovechando una serie de circunstancias conseguí tener un Creus de Fun-Run para probar, que se quedaría de cualquier forma un tiempo a vivir en Puerto Siles. Concretamente hasta que le salga novio o lo quiera recuperar su fabricante y dueño. Mientras lo trataremos a cuerpo de Rey.

Inicialmente, y aunque este post vaya fuera de secuencia, la idea era probarlo y, si era la horma de mi zapato, quedármelo o encargar uno un poco más adaptado a mi gusto.

El Creus llegó durante el puente del Pilar y tardó algo más de la cuenta en ser probado debido al bonito temporal que azotaba nuestras costas. Esperé.

En cuanto amainó el temporal, busqué a Julián (que siempre está dispuesto) y nos hizimos a la mar junto a su amigo Jose, que llevaba ya tiempo queriendo probar el tema.

El funcionamiento del Creus es muy neutro. Una gran estabilidad primaria y una comodidad a prueba de bomba son las dos primeras impresiones que sacas cuando te sientas en él. Después observas que mantiene el rumbo envidiablemente sin orza y es un auténtico tiralíneas cuando las circunstancias te hacen bajarla.

Su construcción es sólida como el cemento armado, aunque me consta que esto es sobre pedido, ya que Javier es capaz de ponerse un peso como objetivo aunque por sistema los fabrica consistentes.

El mecanismo de la orza, fino y muy bien resuelto. Será difícil verse en la necesidad de meterle mano. y el asiento cómodo y con una buena riñonera donde tiene que estar.

Es un kayak para señoritas u hombres de humanidad contenida, también definidos como "de paso universal". Jesús el otro día lo probó y tuvo que apoyar los pies en el mamparo. Pero claro, Jesús es un "hombretón".

El espacio en los tambucho es generoso aunque la tapa del delantero es redonda y pequeña, por poner algún "pero", lo que limita la introducción de cosas voluminosas.

El acastillaje perfecto y sin lugar a dudas. No te quedarás con nada en la mano si agarras el kayak por cualquier elemento de la cubierta.

Como se puede ver, lleva las cuerdas para colocar la pala de repuesto, el flotador de pala y la bomba de achique.

A cambio no lleva tambucho de día. Ni falta. A dia de hoy.

Un buen kayak, consistente y marinero.

¿Porqué no me paré ahí y busqué otro? Porque no era lo que buscaba.

¿Y qué buscaba? No lo sé exactamente. ni siquiera sé en este momento si el Point 65º Sea Crusier es lo que busco. Tendré que ver el mar desde varias esquinas antes de saberlo.

Ya lo contaré. No obstante ¿Qué hay para siempre?

1 comentario:

  1. Nada, no hay nada para siempre. Sobre todo si tienes en perspectiva otras cosas. Las decisiones más meditadas tampoco tienen por qué ser las más acertadas. Muchas veces nos movemos por el deseo de encontrar lo mejor. Pero sólo el tiempo, y la práctica, nos darán ó nos quitarán la razón. Suerte con tu nuevo barco.

    ResponderEliminar

Introduce tu comentario. Quedará publicado automáticamente.

Tiempo Canet d'En Berenguer

Se ha producido un error en este gadget.