lunes, 2 de enero de 2012

Epic V8


Esta foto todavía es de 2011.

Lo de la izquierda es una Epic V8 y lo de la derecha es el prototipo de la Think 1 Max.

Este dia salí a navegar con Pepe, con quien hacía mucho que no salía a navegar.

Fue mi primera experiencia en Surfesqui de más de 20 segundos. Me subí en un Fenn XT hace unos años durante unos segundos. No me atrajo. O no le di tiempo.

Lógicamente, salí con la V8. El día era malo incluso para Pepe y la precaria estabilidad primaria del Think. Curioso. El surfesquí ¿es macho o hembra? ¿Qué más da? Ninguno nos bañamos.

Esos dias que el mar se ve plano pero sales y te comen las olas, seguidas, altas, rápidas. ¿Dónde estás?

Navegas pegando pantocazos salvajes contra cada ola.

- ¡Pepe!

- ¿Qué?

- ¿Cómo doy la vuelta?

- Aprovecha un valle.

- ¿No veo la montaña y quieres que vea el valle?

Es broma. Esperas que venga una racha sin olas para dar la vuelta y darle la aleta a la ola.

Se levanta un poco la cola y pegas el empujón. ¡Qué ambiguo suena eso!

Te pones a 11 km/hora y 160 pulsaciones. El pulsómetro avisa de que pasas del 90 %. Los triceps femorales me arden ¡Cuanto tiempo sin ir en autovaciable!

Nos turnamos para llegar a la playa por aquello de los cruces tontos y todo eso.

Cogemos aire.

Damos la vuelta y para adentro otra vez.

Salimos 500 metros y volvemos a enfilar hacia la playa. El lado oscuro es muy atractivo.

Al llegar a la orilla ni siquiera me bajo a respirar. Directamente doy la vuelta canteando sobre la cresta.

No creo que haya ninguna situación más emocionante que verte ahí arriba de lado, canteando (se puede cantear con el V8) y viendo las dos laderas en un momento. Me encanta. Vas hacia adelante, vas de lado, subes y bajas.

Y enfilas de nuevo para adentro. Último sprint.

Valle, vuelta y carrera hasta la playa.

Pulsómetro chillando como loco.

Realmente va bien el V8 y es capaz de ilusionar a cualquiera. De atraerte al lado oscuro con verdadera fuerza. El poder de la fuerza ... del lado oscuro.


Ya sé que no se ven las olas en las fotos. Pero estábamos al límite de F3 a F4.

Y dan ganas de repetir.

Aquella V8 ya se la llevó su dueño.

Paola la tenía en depósito y prueba.

Y ahora tiene otra con unas ligeras diferencias: Lo que en aquella era azul, en esta es negro ... y pesa 3 kilos menos.

El otro día la vi y me llamaba .... "Keeeeeeyyyyyyyy, Keeeeeeyyyyyyy".

Tendré que ponerme cera en las orejas como los argonautas.

(Aquí ya sé que estás pensando en pseudo-chistes cochinotes con la cera de las orejas y no lavarse, pero yo no voy a hacerlos).

Mola navegar con Pepe.

Mola la V8.

Y mola el lado oscuro.

La v8 ha conseguido lo que yo no he podido en 7 años: aficionar a mi media naranja al piragüismo.

Después de varios intentos infructuosos en dias tranquilos con kayaks estables, la V8 y las olas de mar de fondo me han enseñado que lo que le gustaba no es la navegación tranquila contando los cormoranes y pasando lista a las piedras de la costa, sino la generación de adrenalina dando saltos sobre un trozo de fibra de vidrio (o carbono si fuera el caso).

Ahorraremos.

Yo, de momento, no pasaré al reverso tenebroso. Mi media naranjita ya está perdida totalmente.

1 comentario:

Introduce tu comentario. Quedará publicado automáticamente.

Tiempo Canet d'En Berenguer

Se ha producido un error en este gadget.