viernes, 1 de febrero de 2008

Tamariu. Viaje al Pasado.

En septiembre de 2005 y de rebote con carambola fui a parar sin habérmelo propuesto a un camping maravilloso en Calella de Palafrugell. A no confundir con la otra Calella, de donde venía rebotado.

Un sitio estupendo en un mes estupendo. Perfecto para ir con niños.

Mis intenciones eran, entre otras cosas, escaparme una mañana para navegar en una excursión organizada de Kayaking Costa Brava.

Y una vez allí esperé a que se formara un grupo para una excursión de una mañana y me uní a él.

Fue la salida desde Tamariu, con entrada a la cueva del Obispo y sus mosquitos caníbales del Caribe, paradita en Cala Gélida (o algo así) y toboganes salvajes del mar del país de la tramuntana, que es como llamán allí al viento Norte con componente Este. Y si no que me corrijan.

Venían una guía estupenda alta, guapa, con conjunto amarillo de reed con cubrebañeras integrado y Avocet de plástico, barco de apoyo con todas las cámaras de fotos (menos la mía), un matrimonio posiblemente de jubilados de Oklahoma y 5 Belgas. Los Belgas dicen que están locos. Pero lo dicen los franceses sólo. Ellos sabrán porqué.

El caso es que el paseo fue con un kayak con el que luego me encontraría más veces como ya he contado: mi amigo el Oasis Rainbow.

Albergaba la esperanza de que todavía tuvieran el Rotomod Ysak (otro gran kayak) como barco de excursiones porque tenía mucho interés en probarlo. De hecho en la página de KCB hay fotos de excursiones con Ysaks.

En cuanto salías del abrigo de las calas te encontrabas con una mar que, por aquel entonces a mí me producía un cierto respeto. (¡Ay del que no respete al mar!)

No tardé en comprobar la gran estabilidad del Rainbow incluso meneándonos entre borreguitos y otras simpatías marítimas.

Todavía hoy se me ponen algunos pelos de punta de acordarme cuando Ester dijo de entrar a la Cueva del Obispo. Y pensé: "¿Para qué? ¿Un suicidio colectivo sorpresa?" Y luego al salir como me fuí 100 metros mar adentro huyendo de las rompientes mientras los demás enfilaban nada más salir la siguiente cala.

Fue una bonita experiencia. Si además no tienes que llevar más que la ropa (y un paquete de galletas "El Príncipe") y al bajarte decir adiós muy buenas y pagar, se reduce a sólamente el rato de disfrute en el agua y conocer gente.

Pasar por los canalillos entre las piedras con el empuje del agua sin pensar en el casco ("Si me meten por aquí será que no hay problema, ¿no?"), espantar a los toplesistas al entrar a comernos las galletas en una cala, ver los restos del tiempo y las ruinas de otras épocas cuando los pescadores tenían sus garajes en esas calas para salir a calar y los chalets casi escondidos por los árboles, casi invisibles hasta que no estás encima ... casi abandonados. Y piensas "¿Quién, teniendo esta casa, vive en otra parte?". Luego te contestas tú solo y te dices "¡Pero mira que llegas a preguntarte bobadas!".

Un viaje recomendable, un camping muy recomendable, especialmente con niños, buena gastronomía y las fotos ... sólo en mi cabeza, no llevé la cámara.

7 comentarios:

  1. cuantas veces te habras motivado con la chica de reed amarillo.....

    ResponderEliminar
  2. Fue emocionante, eh, Key? Recuerdo un dia de tramuntana doblando el Cap de Begur, muy cerca de allí, bueno, prefiero no recordarlo...

    ResponderEliminar
  3. Tamariu, hermosas salidas.
    Hoy en dia playa base de mis escapadas habituales, para mi tanto al norte como al sur, disfruta de las zonas mas bonitas de la costa brava para hacer en kayak, con todos mis respetos al cap de creus.
    Un abrazo
    blau

    ResponderEliminar
  4. Hola... Gracias por "Tamariu viaje al pasado" Recuerdo esa excursión: la pareja de Oklahoma, los 5 belgas, un único español, Dani en la barca, yo con el avocet y mucha tramontana (te corrijo: Tramontana es viento del norte).
    Un beso muy grande y espero que sigas remando.

    Nos vemos en el mar

    Sther. La guía del Reed amarillo

    ResponderEliminar
  5. Me alegro mucho de saber de tí 3 años después.

    He ido preguntando a Toni y me ha ido contanto.

    Enhorabuena por tu regalito.

    Ahora que mi Nordkapp duerme junto a un Avocet (que sigue en la playa de Tamariu) comprendo cada vez menos como cabías ahí.

    El Reed amarillo te sienta muy bien.

    Ojalá coincidamos alguna vez paleando ... o algo.

    Besos.

    K
    doctorkey@gmail.com

    ResponderEliminar
  6. Hola Key!!! Siempre te respondo un año mas tarde... I'm sorry. Nada, que si estas por la costa brava este verano no estaria mal que nos pegaramos una escapidata con el kayak, te parece???

    Ya me dices cosas

    Besos

    ResponderEliminar
  7. Este verano toca Salou. Ya me gustaría visitar la costa brava desde el agua. Y verte. Y saber como te va con tu bebé. Envíame un correo. Y podremos dejar de comunicarnos con los comentarios del blog. doctorkey@gmail.com
    Besos.
    Volveré.
    K

    ResponderEliminar

Introduce tu comentario. Quedará publicado automáticamente.

Tiempo Canet d'En Berenguer

Se ha producido un error en este gadget.